El escritor

lunes, 9 de enero de 2017

Polóy.


Narrativa primera.
«El despertar
»

Créditos de ilustración.


ーComienza Polóy a narrarー
Desperté de un largo sueño,

siento mis parpados abiertos pero todavía no veo,
oscuridad y soledad es la brasa que me abraza,
me intento mover, no puedo,
soy preso de esta caja de madera,
 empujo con fuerza para escuchar como se mueve la arena,
la luz penetra por la apertura a mi izquierda,
el graznar de un Koráki en el aire suena,
viaja en el aire y a mis oídos llega,
escucho como cae esa cubierta sobre la tierra.
No sé dónde estoy, 
no sé quién soy,
no sé como me llamé, sé apenas que en este sarcófago me desperté.
Ante mí yacen las ruinas de un reino,
veo un desierto, ruinas,
y Korákis revolando el firmamento,
me incorporo y trato de recordar,
nada se atreve a aflorar en mi memoria,
¿Qué triste pesar me acompañará?
Me levanté y en la cubierta de mi lecho algo llegué a leer:
«Polóy, año...乂メ 乄»
El número aparece desdibujado,
¿quién sabe cuántos años habrán pasado?
Levanto la palma de mi mano,
me estremece lo que veo,
vendas de un color marrón cubriendo mis dedos,
se extienden por mi brazo, a mi hombro,
mi pecho, hasta todo mi cuerpo.
Llevo mis manos al rostro,
siento miedo...
No siento mi piel,
no hay piel,
solo vendas,
vendas que me cubren,
empiezo a correr,
desesperado busco un lugar donde ver mi rostro reflejado,
una espada oxidada encuentro,
parte de ella se mantiene vital,
ahí me voy a reflejar,
tal vez no lo hubiera hecho.
El arma cayó al suelo,
lo que vi me entristeció.
Mi mirada sempiterna es casi fantasmal,
lágrimas blancas salían de ella,
vendas cubrían mi alma de arena,
y una voz que me provocaba pena,
no sé que era, ni de donde viene,
sé que me atormenta, y entona cantando,
Polóy la momia acaba de despertar.



Narrativa segunda.
«Sin rumbo
»

Créditos de ilustración.

ーComienza Polóy a narrarー
Bosques despoblados de animales,
montañas sin el graznar de aves,
desiertos más desiertos que el averno,
mares sin sus bestias acuáticas,
lagos sin peces nadando en sus cauces,
enormes reinos desprovistos de gente,
pequeños pueblos sin una sola plebe.
Sin rumbo he vagado por toda la tierra,
mi aura deja el rastro de un alma de arena,
hasta el más fuerte sucumbe ante esa esencia,
y solo una voz me acompaña en esta pena,
esa que me acosa en sueños,
cuando Fenyari se apodera de la tierra,
y la que me acompaña en mi travesía,
a la luz de la sonrisa de Ylios.
Va a mis espaldas,
como una figura macabra,
una sombra se torna y a mí me habla,
no entiendo o no quiero entender,
cuando desperté su voz y los Korákis
fue lo que escuché,
ahora extraño a los korákis,
los quisiera ver,
pero el camino regreso a mi lecho no sé,
y me dedico a vagar para abandonar a soledad,
y aunque no estoy solo,
porque la voz de sombra me ha de acompañar,
prefiero dejar de avanzar a ningún lugar,
caer en la arena y volver a dormir en paz,
más no pasará y buscaré a alguien más,
con quien compartir el viaje en busca de amistad,
porque solo pido calmar mi soledad,
alguien para hablar,
Ylios y Fenyari son demonios nada más,
y cuando alcanzan la cumbre del firmamento,
todos han de huir de su macabra sonrisa,
solo yo, Polóy,
soy tan desdichado que acepto su compañía,
y ellos me la niegan con toda su malicia,
así de solo estoy,
solo acompañado por una maldita voz,
sin rumbo y avanzando voy.


Cántico primero.
«Engaño
»


ーComienza Polóy a cantarー
Me cansé de buscar,
y bajo una escalinata,
yo me senté a llorar,
dejé que la voz,
 me pudiera atormentar,
yo allí,
 me quedé,
 me disponía a olvidar.
Susurros yo escuché,
pero los quise ignorar,
de un eco tenue, a firme voz,
pasó a retumbar,
eran niños,
que reían,
no lo podía yo dudar,
sonreí, me alegré,
de ese abismo me levanté,
empecé a buscar,
corría calles sin parar,
las risas eran fuertes,
mi sonrisa lo era más.
La voz de sombra se ahogó,
y de mi pena escapé,
el júbilo no duró,
cuando lo que vi,
mi alma quebró,
eran niños de verdad,
pero en otra realidad.
La voz de sombra regresó,
de mí se apoderó,
se acercó, susurró,
y casi me mató.
ーSe oye cantar a la voz por vez primeraー
«La maldición llevarás de una eterna soledad,
alegría tú veras, pero de otra realidad,
más nunca conocerás la sonrisa de alguien más.»
ーVuelve Polóy a cantar para no llorarー
Broma cruel,
 me quebró,
y la tristeza regresó,
la alegría nunca más,
conmigo se cruzó...



Nota. Polóy pertenece al año 500 TAM. Despertó en el año 3 TDM, poco después del engaño de los elementales, los Fenrir, Ylios y Fenyari. Al morir su reino decayó en una profunda depresión, depresión que gestó un odio a su rey por abandonarlos, esto provocó que lanzaran una maldición a su sarcófago y poco después abandonaran lo que una vez fue la gran Konistra, dejándola en ruinas, junto con su rey y su maldición, para que si un día despertara se sintiera como ellos tras su muerte, desorientados y vagabundos en un mundo cruel que no dejó de azotar con desgracias su reino. Polóy fue condenado a vagar en la segunda realidad, donde es visto por todos pero él no puede ver a nadie más.

Compartir:

0 comentarios:

Cincopa Gallery

...

Seguidores

¿Quieres que te avise con cada post?

Google+ Seguidores

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *