El escritor

jueves, 12 de enero de 2017

Los cánticos de los Fenrir.


«Tiempo antes de Misó»

Créditos de ilustración.


ーNarran los Fenrirs mientras descienden a la tierraー

El equilibrio de la tierra a los 10 se nos encomendó,
el espacio, el tiempo, el mar, el infierno,
la luz, el bosque, el hielo, los cielos,
la luna y el sol.
Rugen los Fenrir en la noche de hoy...
ㄧCantan los Fenrirs al llegar a la tierraㄧ
La tierra recorremos desde este momento,
dichoso aquel que nos vea en nuestra labor,
símbolo de suerte en este tiempo benevolente,
el mundo equilibramos desde que hemos llegamos,
por esta tierra vagamos y sus pueblos ayudamos.
¡Escucha nuestro rugir y un pueblo surgir!
¡Escucha nuestro poder y rebeldes perecer!
¡Escucha nuestra sapiencia y nacen mentes nuevas!
¡Escucha nuestro gruñido y nacen seres malditos!
¡Somos los Fenrirs rugiendo al unísono!
ーUn sabio narróー
El mundo tembló cuando los elementales enviaron
a sus vástagos, esbirros e hijos primogénitos para orientar al mundo,
era el comienzo de los buenos tiempos



Los cánticos de los Fenrir.


«Tiempo después de Misó»


Créditos de ilustración.


ーNarra un anciano que vivió en el TAMー

El equilibrio de la tierra se salió de control,
el mar, el infierno, la luz, el bosque,
el hielo, los cielos, la luna y el sol.
Son los Fenrirs que cayeron en confusión...
ㄧComienza el coroㄧ
La tierra recorren desde el tiempo antes de Misó,
dichoso aquel que a los Fenrirs contempló,
símbolo de suerte en el antaño benevolente,
el mundo equilibraron cuando a tierra llegaron,
por esta tierra vagaron y sus pueblos ayudaron.
¡Escuchaste su rugir y un pueblo surgir!
¡Escuchaste su poder y rebeldes perecer!
¡Escuchaste su sapiencia y nacieron mentes nuevas!
¡Escuchaste su gruñido y nacieron seres malditos!
La guerra comenzó cuando Oros les engaño,
y el odio entre ellos para siempre se gestó,
Thiastasis y Kyklios exentos del odio quedaron,
la guerra comenzó y ellos la ignoraron,
los otros 8 fenrir en tiempo después del Misó,
en lucha quedaron y nunca han terminado.



«Diálogo entre Thiastasis y Kyklios»




ーThiastasis acude en respuesta a Kykliosー
ーEl mundo se está sumiendo en un caos,
nuestros 8 hermanos están creando un odio entre ellos,
están usando el espacio que ha sido creado y yo resguardo con honor,
 para una guerra sin sentido, por único deseo de destrucción.
ーEn desespero Thiastasis rugióー
Kyklios, hermano mío,
dime que tú conservas la cordura,
dime que no caerás en la locura,
no puedo solo con este desequilibrio que al mundo tortura,
dame una buena nueva,
dame esperanza nueva,
muéstrame el colmillo afirmando lo que digo,
muéstrame el colmillo en señal de que no enloquecerás
junto a estos Fenrirs que ahora son esbirros.
ーKyklios responde a Thiastasis con esperanzaー
¡Me encontraba afligido al ver como malgastan
el tiempo en una guerra sin sentido!
Tiempo que represento, cuido y protejo,
me lástima el verlo desperdiciado por antiguos sabios,
que ahora son ciegos ineptos...
Tus palabras me han salvado de la tristeza,
sé que no soy el único cuerdo en este mundo lleno de maleza.
Ya te mostré mi colmillo, ahora...
¿Qué podemos hacer? Ellos no escucharán,
están cegados por una ira que no los deja dialogar,
¿Retirarnos y observar?
¿Esperar que todo se calme y regresar?
ーThiastasis responde con un débil alaridoー
Ojalá hubiera opción,
pero me temo que no.
ahora solo hay 2 Fenrirs,
y 8 bestias con ira y sin cordura,
vagando por una tierra de locura,
ーKyklios responde con decepciónー
Vamos entonces por la redención,
en nombre de los 10 Fenrirs,
que alguna vez tuvieron valor,
hoy solo somos tú y yo,
mañana se volverá a glorificar
La palabra "Fenrir" en el argot celestial.


Nota. Los cánticos del Fenrir cuentan su llegada a la tierra por ellos mismos. Luego después de la guerra lo ocurrido es narrado un grupo de ancianos prodecientes de Konistra para que fuera cantado por los nuevos coros en honor a lo que una vez representaron las 10 más sublimes entidades terrenales. Thiastasis y Kyklios luego de su diálogo nunca más fueron vistos. 

Compartir:

miércoles, 11 de enero de 2017

Espacio & Tiempo,
y seis elementos,


Cántico primero.
«
Espacio»

Créditos de imagen.



ーOros narraー
Antes de que la nada fuera algo,
yo existía aburrido,
Oros me llamaba a mí mismo,
les di sentido a todos,
y son mal agradecidos.
ーOros cantaー
He querido,
yo crear,
para acabar mi soledad,
sentido a algo he de dar,
para ya no vagar,
mi poder fragmenté,
y el tiempo así yo creé,
Orak yo le nombré,
mano derecha,
de este ser,
siempre ha sido,
amigo fiel.



Cántico segundo.

«Tiempo»

Créditos de imagen.


ーOrak narraー
Comencé a existir,
el tiempo,
se creó así,
después de mí,
los elementos,
empezaron a surgir,
ーOrak cantaー
Comencé a vibrar,
el año 1000,
 empezó a avanzar,
la parca yo llevé,
vida y muerte,
yo creé,
no tenía,
a quien mandar,
y con Oros,
 quise hablar,
le conté,
yo mi plan,
los elementos,
así crear,
buena idea,
pareció,
un mundo,
se planteó.



Diálogo primero.

«Dónde Oros y Orak hablan»



ーComienza el diálogoー
ーOros,
necesitamos un mundo a regir,
esto no puede seguir así.
ー¿Y qué pasa por tu mente?
Mi querido amigo.
ーCrear los elementos,
los que tú tienes en ti.
ーSignificaría fragmentarme...
Todavía más.
Perdería divinidad.
ーCon todo ello,
sería incapaz que Dioses pequeños,
os puedan desafiar.
Cada uno tendrá un único elemento,
serán ellos quienes dirijan el mundo,
tú serás quien os dirija a ellos.
ーOrak, tu sapiencia es bohemia,
haré caso a tu consejo,
espero estar haciendo lo correcto.
ーAsí lo es, mi amigo eterno.
Será mi Dios, el de ellos,
y el de las creaciones que hagan estos,
es usted dador de todo concepto,
no pueden ser ingratos por esto.
ーEs correcto,
entonces creemos los elementos.



Cántico tercero.

Los  dioses elementales.

Fragmento uno.

«Nero, Agua»

Créditos de imagen.


ーNero narraー

El agua soy,
vital para vos,
mi reino es el océano,
ahí mando yo.
ーNero cantaー
Reina en el mar,
suelo navegar,
mis hijos,
has respetar,
o mi ira
verás.
Ángeles del mar,
de sus demonios te cuidarán
aguas prohibidas
 nunca oses a cruzar,
puesto que mi hijo
carnal en todos lados está.



Fragmento dos.

«Fukyia, fuego»

Créditos de imagen.


ーFukyia narraー

El calor soy,
vital para vos,
mi reino son los volcanes,
ahí mando yo.

ーFukyia cantaー
Reino en el calor,
fuego de cada ser,
hay parte de mí,
vivo en cada ser.
No me has de desafiar,
pues te puedo despojar,
de tu calor corporal.
Benévolo yo soy,
vida yo te doy,
sin mí,
no vivirás vos.
De mi no has
blasfemar o
mi vástago
rugirá.



Fragmento tres.

«Yn, tierra»

Créditos de imagen



ーYn narraー

Naturaleza soy,
vital para vos,
mi reino son los bosques,
ahí mando yo.

ーYn cantaー
El páramo es mi reino,
los árboles,
mis hijos más bellos,
las flores mi tesoro,
los bosques mi lecho,
en todos lados me encuentro.
Mi hijo benévolo,
protege lo que creo,
castiga a la plebe,
que no tiene respeto,
en honor a la tierra,
él está en ella,
pido por favor,
respetar la naturaleza.



Fragmento cuatro.

«Broty, luz»

Créditos de imagen.


ーBroty narraー
La luz soy,
vital para vos,
mi reino donde ilumino,
ahí mando yo.
ーBroty cantaー
Soy la luz,
soy el bien,
estoy en cada ser,
no existe maldad,
no existe oscuridad,
existe mi ausencia,
de tu alma en pena,
si no estoy en ti,
esbirro eres así,
si blasfemas de mí,
mi pequeño,
irá con ira a por ti.



Fragmento quinto.

«Wagoss, hielo»

Créditos de imagen.



ーWagoss narraー

El frío yo soy
mortal para vos,
mis reino son los hielos
ahí mando yo.
ーWagoss cantaー

Soy la muerte,
soy el fin,
si llego,
es por ti,
de mí,
no hay regreso,
no me retes
a mí,
Mi vástago
suelto está,
buscando almas,
él va.



Fragmento sexto.

«Ánemos, aire»

Créditos de imagen.



ーAnemos narraー

El aire yo soy,
vital para vos,
mis reino son los cielos,
ahí mando yo.
ーOrak cantaー

Soy el
aire que respiras,
soy quien deja
que vivas,
agradece
mi existencia,
mi existencia,
es tu vida.
No me desafíes
o mi esbirro
te quitará el aire
que respiras.



Nota. Oros creó el tiempo al darle vida a Orak, pero Orak no tenía la capacidad de hacerlo avanzar, no había un mundo sobre el cual ejercer su dominio del tiempo, de vida y de muerte. Al crear a los elementales, poco después nacieron Ylios y Fenyari, que regirían el avance de Orak sobre la tierra que se creó. Con la creación de los elementales, el poder de Oros fue reducido a menos de la mitad, había fragmentado su personalidad en 6 partes, cada elemental poseía una, y él quedó con la tristeza, volviéndose taciturno. Se retiró a su trono a observar como se creaba el mundo. Orak que vio las condiciones de su Dios y amigo se retiró con él para acompañarlo en su melancolía. En un intento por enmendar su error al aconsejarle a Oros la creación de los elementos, trató de esconder la debilidad de Oros de ellos, algo que logró hasta el año 1 TAM, momento en que todos habían dejado a su Fenrir representante en la ta tierra (Véase «Los cánticos del Fenrir»). Los elementales osaron desafiar a Oros, éste, irascible y decepcionado por la rebeldía de sus creaciones engañó a sus fenrirs representantes que recorrían la tierra, haciendo que entre ellos se creara el odio y consigo comenzara una guerra (Thiastasis y Kyklios no se vieron involucrados), no satisfecho también engañó a la más bella creación de estos 6 elementos, Ylios y Fenyari (Véase, «Demonios de los cielos»y consigo, sus representantes, los Fenrirs de la luna y el sol , que así también comenzaron una guerra entre ellos, dando comienzo a la nueva era que sería  diferenciada como «Tiempo Después Misó». 

Compartir:

martes, 10 de enero de 2017

Demonios de los cielos.


Cántico primero.

«Ylios»

Créditos de imagen.


ーComienza el narradorー
De los primeros en recorrer los cielos,
era la luz del firmamento,
orgulloso de su trabajo,
era benévolo.
ーComienza el coro de ángelesー
¿Quién lo deformó?
Todo el mundo se preguntó,
cuando a la cumbre llegó,
y su gesto cambió.
Pánico y terror,
a muchos provocó.
Nadie nunca más
a él lo consultó,
ya que el miedo profesado
resultaba casi macabro.
El dios lumínico,
había sido profanado,
algo en él había cambiado,
su amor lo había traicionado,
su amor lo había abandonado,
¿y quién lo había provocado?
La envidia de los dioses
que a él lo habían creado.
De su amor se gestó,
un odio de gran furor,
una guerra eterna,
 sin miedos se desató.
Los siglos han pasado,
pero nunca ha terminado,
su descendiente prosigue el trabajo,
luego de ser vilmente engañado,
y él siente odio por el amor
que una vez profesó.
Cuentan las leyendas,
de la última vez que habló,
una risa enajenada,
que a toda la tierra llegó,
sentías el odio,
la ira, el rencor,
sentías la locura,
desespero, y desamor.
ーRegresa el narradorー
A más de uno
a su demencia arrastró,
y ahora son leyendas,
del año 0 TDM en que ocurrió,
el tiempo en que todo,
de nuevo comenzó.



Cántico segundo.

«Fenyari»

Créditos de imagen.


ーComienza el narradorー
De las primeras en recorrer los cielos,
era la penumbra del firmamento,
orgullosa de su trabajo,
era benévola.
ーComienza el coro de ángelesー
¿Quién la deformó?
Todo el mundo se preguntó,
cuando a la cumbre llegó,
y su gesto cambió.
Decepción y humillación,
sin ánimos a todos ella dejó.
Nadie nunca más,
a ella consultó,
ya que su pena contagiosa,
mataba de dolor,
la diosa de las penumbras,
engañada se quedó,
pues a sus oídos,
la verdad nunca llegó.
Ella se quebró,
ella casi murió,
¿Y quién lo provocó?
La envidia del Dios,
que una vez la creó.
De su antiguo amor,
se gestó una depresión,
una guerra se desató,
y nunca terminó,
Los siglos han pasado,
y su hija se ha hecho cargo,
aunque no quiere ser,
lo que su madre ya es,
menguante depresión,
por lo que una vez amó.
Cuentan las leyendas,
de la última vez que lloró,
una lluvia que nada duró,
pero tan fuerte que,
casi al mundo ahogó,
lloraba de pena,
lloraba de amor,
lloraba engañada,
de lo que en verdad ocurrió.
ーRegresa el narradorー
A más de uno,
a su melancolía arrastró,
y ahora son leyendas,
del año 0 TDM en que ocurrió,
el tiempo en que todo,
de nuevo comenzó.



Cántico tercero.

«Ylios & Fenyari»

Créditos de imagen.

ーComienza el narradorー
10000 años antes,
antes de que se quebrara todo,
antes de que lo dioses,
además de ciegos,
se volvieran locos.
ーComienza el coro de ángelesー
Existió un gran amor,
entre ella y él,
los dioses de la creación,
cansados de nada ver,
decidieron bautizar,
a una esfera de calor,
Ylios se le llamó
el día se creó,
a todos él deslumbró,
con su fuerza y su valor,
Ellos querían descansar,
y un oxímoro al día crear,
de la sonrisa ella nació,
Fenyari se le nombró,
por fin la noche se creó,
a todos enamoró,
con su figura y su pasión,
Ylios siempre la vio,
más nunca se le acercó,
Fenyari sonreía,
su figura era sonrisa,
ellos no sabían,
que al otro pertenecían,
su relación perenne sería,
y el castigo de su amor sería,
su eterna relación.
Les tocó viajar,
por todo tierra y mar,
separados el uno del otro,
ellos debían de estar,
devoción a su amor,
él demostró,
cuando a Fenyari
por fin se declaró...
Fenyari se iluminó,
lo que siempre soñó,
por fin ocurrió,
y los unió su gran amor,
contra toda ley,
de que se pudieran ver.
Dioses desgarrados,
iracundos y observando,
envidiando lo inferior,
hicieron creer a Fenyari,
que Ylios la engañó,
ella en venganza,
a él lo abandonó,
en el choque de luna y sol,
donde se encontraban los dos,
Ylios esperando se quedó,
ahí la cordura perdió,
Fenyari se vengó,
cayendo en depresión,
Ylios no entendió,
loco se volvió,
el odio entre su amor,
para siempre se acrecentó,
una guerra comenzó,
y los dioses de los cielos,
pasaron a ser demonios,
del firmamento.
−Comienza el narrador−
Desde el comienzo del odio,
se empezó a contar de nuevo el tiempo,
desde esa guerra entre ellos,
inicia el año 0 TDM.



Nota, Ylios & Fenyari fueron obligados a tomar forma carnal cuando del amor gestaron su odio. Por ello en el tercer cántico aparecen con sus formas astrales. Ellos dan el inicio y fin a los días desde su creación por mano de los elementales. Han sido casi los últimos en el orden de creación. Sus hijos, los fenrirs del sol y de la luna prosiguen su guerra, al igual que ellos se enamoraron para luego ser engañados y gestar su odio.
Compartir:

lunes, 9 de enero de 2017

Polóy.


Narrativa primera.
«El despertar
»

Créditos de ilustración.


ーComienza Polóy a narrarー
Desperté de un largo sueño,

siento mis parpados abiertos pero todavía no veo,
oscuridad y soledad es la brasa que me abraza,
me intento mover, no puedo,
soy preso de esta caja de madera,
 empujo con fuerza para escuchar como se mueve la arena,
la luz penetra por la apertura a mi izquierda,
el graznar de un Koráki en el aire suena,
viaja en el aire y a mis oídos llega,
escucho como cae esa cubierta sobre la tierra.
No sé dónde estoy, 
no sé quién soy,
no sé como me llamé, sé apenas que en este sarcófago me desperté.
Ante mí yacen las ruinas de un reino,
veo un desierto, ruinas,
y Korákis revolando el firmamento,
me incorporo y trato de recordar,
nada se atreve a aflorar en mi memoria,
¿Qué triste pesar me acompañará?
Me levanté y en la cubierta de mi lecho algo llegué a leer:
«Polóy, año...乂メ 乄»
El número aparece desdibujado,
¿quién sabe cuántos años habrán pasado?
Levanto la palma de mi mano,
me estremece lo que veo,
vendas de un color marrón cubriendo mis dedos,
se extienden por mi brazo, a mi hombro,
mi pecho, hasta todo mi cuerpo.
Llevo mis manos al rostro,
siento miedo...
No siento mi piel,
no hay piel,
solo vendas,
vendas que me cubren,
empiezo a correr,
desesperado busco un lugar donde ver mi rostro reflejado,
una espada oxidada encuentro,
parte de ella se mantiene vital,
ahí me voy a reflejar,
tal vez no lo hubiera hecho.
El arma cayó al suelo,
lo que vi me entristeció.
Mi mirada sempiterna es casi fantasmal,
lágrimas blancas salían de ella,
vendas cubrían mi alma de arena,
y una voz que me provocaba pena,
no sé que era, ni de donde viene,
sé que me atormenta, y entona cantando,
Polóy la momia acaba de despertar.



Narrativa segunda.
«Sin rumbo
»

Créditos de ilustración.

ーComienza Polóy a narrarー
Bosques despoblados de animales,
montañas sin el graznar de aves,
desiertos más desiertos que el averno,
mares sin sus bestias acuáticas,
lagos sin peces nadando en sus cauces,
enormes reinos desprovistos de gente,
pequeños pueblos sin una sola plebe.
Sin rumbo he vagado por toda la tierra,
mi aura deja el rastro de un alma de arena,
hasta el más fuerte sucumbe ante esa esencia,
y solo una voz me acompaña en esta pena,
esa que me acosa en sueños,
cuando Fenyari se apodera de la tierra,
y la que me acompaña en mi travesía,
a la luz de la sonrisa de Ylios.
Va a mis espaldas,
como una figura macabra,
una sombra se torna y a mí me habla,
no entiendo o no quiero entender,
cuando desperté su voz y los Korákis
fue lo que escuché,
ahora extraño a los korákis,
los quisiera ver,
pero el camino regreso a mi lecho no sé,
y me dedico a vagar para abandonar a soledad,
y aunque no estoy solo,
porque la voz de sombra me ha de acompañar,
prefiero dejar de avanzar a ningún lugar,
caer en la arena y volver a dormir en paz,
más no pasará y buscaré a alguien más,
con quien compartir el viaje en busca de amistad,
porque solo pido calmar mi soledad,
alguien para hablar,
Ylios y Fenyari son demonios nada más,
y cuando alcanzan la cumbre del firmamento,
todos han de huir de su macabra sonrisa,
solo yo, Polóy,
soy tan desdichado que acepto su compañía,
y ellos me la niegan con toda su malicia,
así de solo estoy,
solo acompañado por una maldita voz,
sin rumbo y avanzando voy.


Cántico primero.
«Engaño
»


ーComienza Polóy a cantarー
Me cansé de buscar,
y bajo una escalinata,
yo me senté a llorar,
dejé que la voz,
 me pudiera atormentar,
yo allí,
 me quedé,
 me disponía a olvidar.
Susurros yo escuché,
pero los quise ignorar,
de un eco tenue, a firme voz,
pasó a retumbar,
eran niños,
que reían,
no lo podía yo dudar,
sonreí, me alegré,
de ese abismo me levanté,
empecé a buscar,
corría calles sin parar,
las risas eran fuertes,
mi sonrisa lo era más.
La voz de sombra se ahogó,
y de mi pena escapé,
el júbilo no duró,
cuando lo que vi,
mi alma quebró,
eran niños de verdad,
pero en otra realidad.
La voz de sombra regresó,
de mí se apoderó,
se acercó, susurró,
y casi me mató.
ーSe oye cantar a la voz por vez primeraー
«La maldición llevarás de una eterna soledad,
alegría tú veras, pero de otra realidad,
más nunca conocerás la sonrisa de alguien más.»
ーVuelve Polóy a cantar para no llorarー
Broma cruel,
 me quebró,
y la tristeza regresó,
la alegría nunca más,
conmigo se cruzó...



Nota. Polóy pertenece al año 500 TAM. Despertó en el año 3 TDM, poco después del engaño de los elementales, los Fenrir, Ylios y Fenyari. Al morir su reino decayó en una profunda depresión, depresión que gestó un odio a su rey por abandonarlos, esto provocó que lanzaran una maldición a su sarcófago y poco después abandonaran lo que una vez fue la gran Konistra, dejándola en ruinas, junto con su rey y su maldición, para que si un día despertara se sintiera como ellos tras su muerte, desorientados y vagabundos en un mundo cruel que no dejó de azotar con desgracias su reino. Polóy fue condenado a vagar en la segunda realidad, donde es visto por todos pero él no puede ver a nadie más.

Compartir:

jueves, 5 de enero de 2017

¡Primeros 2 libros leídos del año!

Y para mejor de todo esto, es que son de descarga y lectura gratuita de Play Store, así que era lógico que tenía que compartirlo con vosotros. Espero les guste las breves reseñas que les he hecho y, recuerden que podrán encontrarlos en el banner de "Libros gratis de Playstore", sin más, comencemos.


Humanomaquia. 

Javier Cosnava.

Click aquí para leer.

Imagina que ya no somos la especie dominante del planeta, que hemos sido invadidos por una especie extraterrestre, que como los que practican la tauromaquia son igual de aberrantes, pero en lugar de lidiar toros, como lo hacen algunos humanos, lidian humanos. Azabache, nuestro protagonsita desencadenará un cambio en esta tradición arcaica y aberrante de su especie tan avanzada que ha logrado dominar las ondas telepáticas, viajes interplanetarios y mil lujos de la ciencia ficción, pero que no ha podido dejar atrás esa tradición de antaño tan poco agradable.


Las huellas de un elfo en la nieve. 

Javier Santolobo.

Click aquí para leer. 

Y como todos los títulos hasta ahora publicados en PlayStore de Santolobo, es una precuela de su obra "Corazones de hierro". La aldea de papá Noel dejó de ser visitada por los humanos y los elfos ya no tenían a quien entregar los regalos que fabricaban... Nuestro protagonista, un elfo y un reno robot acompañados por un perro salvaje se embarcan en tierras desconocidas por entregar un último juguete a algún niño en el día de navidad.


Compartir:

Seguidores

¿Quieres que te avise con cada post?

Google+ Seguidores

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *